Catering

Elige bien el menú de catering

La elección de menú es uno de los factores clave que pueden diferenciar tu servicio de la competencia. El catering puede elaborarse a partir de platos pedidos de forma expresa por el cliente u ofrecer una determinada gama de combinaciones, lo que puede suponer un beneficio a la hora de conseguir y prever el gasto de materias primas y otros productos.
La selección del menú debe realizarse en función del presupuesto del que se dispone, así como del número de comensales y las preferencias expresadas por ellos.

Asimismo, según el tiempo empleado en la comida, los asistentes y los horarios del evento, podemos diferenciar tres tipos de catering:
Aperitivo o Brunch: Descanso breve en un acto en que se ofrece una combinación entre desayuno y almuerzo, con bocados entre lo dulce y lo salado y bebidas como té, zumo y café.
Cocktail: Pausa superior a los treinta minutos en un acto o evento. Se puede ubicar a media mañana o media tarde y suelen ofrecerse alimentos entre dulce y salado, con forma pequeña y en mayor cantidad que en un aperitivo.
Buffet: Espacio destinado expresamente a una cena o comida, con una duración de dos horas aproximadamente. Se sirven platos fríos, calientes y guarniciones. En el buffet de cena se puede prever la celebración de una fiesta posterior con bebidas y música.